Los renglones torcidos de Dios

Alice finge sufrir paranoia e ingresa en un manicomio para investigar un asesinato, pero su “actuación” es tan creíble que no la dejan salir de nuevo. ¿Seguro que no está realmente “loca”?

Anuncios

El perro del hortelano

El relato de la tensión sexual no resuelta de una jefa-empleado del XVIII te mantendrá a la espera de la aparición de un chucho que, al final, (oh spoiler) no sale por ninguna parte

Madame Bovary

Emma pensó que siempre podría haber algo mejor, alguien mejor… una vida mucho mejor

La vida es sueño

Un rey piensa que su hijo es gafe y lo encierra en una torre hasta que un buen día lo libera pero no sin antes drogarlo prudencialmente para que crea que todo es un sueño (dónde estaría el defensor del menor en el siglo XVI, oiga)

Las cenizas de Ángela

Tu familia es la más desdichada y pobre de toda Irlanda: una autobiografía digna de un Pulitzer

El principito

Mirad a las estrellas cada noche, porque en alguna de ellas aún vive vuestro principito y cada vez os será más difícil encontrarlo

El retrato de Dorian Gray

Un gentleman inglés se obsesiona con un retrato suyo que le ha pintado un amigo y… colorín colorado, aquí más de uno acaba en el otro barrio

El corazón de las tinieblas

El colonialismo explicado con el viaje de un inglés por todo el Congo en busca de un traficante de marfil más chungo y perturbado que el prota de Narcos

No digas que fue un sueño

Una reina egipcia provoca intencionadamente un conflicto internacional al reconquistar a su forzudo ex-amante romano

Hamlet

Matar a mi tío y bailar sobre su sangre porque tengo un pseudo-complejo de Edipo más grande que Dinamarca o traicionar la memoria de mi difunto padre y limitarme a contemplar la endogamia chunga que mi madre comete con su cuñado… ¡he ahí la cuestión!

Drácula

Un conde rumano alérgico al ajo viaja hasta Londres en una caja de tierra para hallar cuellos vírgenes que morder