La vida es sueño

La vida es sueño

Un rey piensa que su hijo es gafe y lo encierra en una torre hasta que un buen día lo libera pero no sin antes drogarlo prudencialmente para que crea que todo es un sueño (dónde estaría el defensor del menor en el siglo XVI, oiga)

Hola a todos. La semana pasada tuve problemas personales bastante graves que me impidieron actualizar y daros todo mi amor cada quince días como querría. Realmente lo siento muchísimo y espero que me perdonéis. Vamos con el libro que nos toca 🙂

Os dejo el índice, como siempre:

¿Y esto de qué va?

Basilio, el rey más supersticioso en mil kilómetros a la redonda, le tiene un poco de tirria a su pequeñín recién nacido, porque un hado le ha contado que va a traer desgracias muy gordas sobre su reino.

Cuando nace el bebé, la reina muere y Basilio no necesita meditarlo más: encierra a Segismundo, su hijo, en lo alto de una torre, donde solo es visitado por su ayo Clotaldo.

Pero fíjate que pasan los años y Basilio se percata de que se ha quedado sin herederos varones, así que propone casar a una de sus infantas con un conde extranjero para que la familia crezca. Sin embargo, recuerda que tiene un hijo (ohhh), Segismundo, encerrado en un torre y cree buena idea liberarlo para comprobar si realmente el maleficio del hado ha terminado (un tanto morboso el señor). La idea es fantástica, porque mientras, unos personajitos secundarios que no desvelaré se han enterado de la existencia de Segismundo, así que el rey se siente bastante libre de mostrar a su hijo públicamente.

Aunque, como sabemos, es un poco miedica este rey, así que toma una precaución: drogar a su hijo para dormirlo y traerlo a palacio para que crea que toda su estancia en la torre fue un sueño (qué miedo tendrá el defensor del menor en este reino que ni aparece en la historia, vaya). Claro, Segismundo flipa muchísimo con toda la experiencia y se le va un poco… bueno, bastante la olla. MUCHO. Más que a Ofelia en Hamlet, que ya es decir (mirad por aquí si no sabéis de qué hablo).

Y aquí empieza el entresijo más filosófico de la obra: ¿la vida es realmente un sueño?

Os paro de contar aquí para dejaros con la intriga

mockup-libro

¿Quién escribió el libro y por qué estaba tan loco para hacerlo?

Pedro Calderón de la Barca nació en Madrid en 1600, en el seno de una familia respetable y acomodada. Estudia en dos ciudades, Salamanca y Alcalá de Henares (mi hogar, dulce hogar :P).

Durante su juventud fue soldado y trabajó sofocando la revolución de Cataluña en 1640. Ya más de mayorcete, se hizo ordenar sacerdote. Aunque era un hombre bastante tranquilo, tuvo problemas con la ley: fue acusado de un intento de homicidio y de romper la clausura de unas monjas (uy, el Pedritoo…).

Gracias un viaje por Italia, sus obras se hicieron bastante conocidas y realmente no le faltaron ni los apoyos ni los amigos. Entre otras cosas, recibió la Orden de Santiago por parte del rey cuando era militar y entró al servicio del duque de Alba como eclesiástico. Fue muy conocido en la corte de Felipe IV, que lo nombró capellán de honor y dramaturgo oficial de la corte.

En su época palaciega escribe la mayor parte de sus obras, imitando el estilo de Lope de Vega, aunque de forma mucho más sobria.

Finalmente fallece en 1681 en Madrid.

Retrato

¿Por qué leerlo?

No sé a vosotros, pero a mí esta historia me ha recordado mucho a Hamlet con tanto lío de acceso al trono. Hay chismes por doquier. Creo que tiene una poesía muy cuidada y el meollo filosófico es muy interesante (gracias a esta obra tenemos pelis como El show de Truman).

¿Por qué no leerlo?

Porque, aunque corta, es una historia que se hace bastante larga y rimbombante, la verdad. A mí, por lo menos. También es que yo adoro el drama y que acabe todo cada vez peor y esto solo tiene momentos dramáticos a ratos.

¿Qué pienso yo de este libro?

No sé si tenía las expectativas muy altas después de leer para la entrada anterior Las cenizas de Ángela, pero no me ha enganchado mucho. Hay una trama principal, más compleja y difícil de entender de lo que imaginaba, y luego varias tramas secundarias. Pero ninguna terminaba de tenerme en vilo.

Eso y mucha poesía. Y mira que aquí os he traído antes poesías, prosa poética y mil cosas, pero esta era muy intensita y me hacía perderme.

En fin, que mucho clásico, mucho clásico, pero esta obra la leería solo para conocer personajes para la pregunta de quesito de Trivial. No me ha aportado mucho más.

Vale, una portada preciosa, pero… ¿qué significa?

Me he complicado cero la vida. Segismundo, el protagonista, pasa muchos años encerrados en una torre y todo el rato me venía a la mente su guarida, aunque en la obra el hombre pasa más tiempo fuera que dentro.

Me parecía una portada muy medieval y por eso me decanté por esta idea.

La-vida-es-sueño2

Esa portada tuya tiene un “dibujo” encima, ¿qué es?

Ese símbolo es el logotipo de mi blog y está encima de esa portada por dos buenas razones.

En primer lugar, para proteger los derechos que como autora tengo sobre mi trabajo. Sé que puede resultar incómodo para visualizar bien la composición, así que agradezco mucho vuestra paciencia.

En segundo lugar, es una forma de promocionarme y de que cuando veáis una portadilla por la red sepáis que es mía y conozcáis este espacio. Por supuesto, os animo a que compartais mi blog por redes sociales para que así el gusto por la lectura llegue cada vez a más gente, ¡sobre todo a los que aún estáis estudiando y tenéis que leeros estos libros! 😉

Si quieres conocer más información sobre este logotipo o sobre cómo hago este blog, te recomiendo que visites esta entrada.

logo-final

Esto acaba aquí… pero sigue

A ver si vosotros tenéis más suerte con esta obra. ¡Dejadme en los comentarios qué pensáis de ella! Nos vemos dentro de menos de dos semanas esta vez y será de la mano de… Madame Bovary.

¡Miles de besos!

Christina

Anuncios

Un comentario

Los comentarios están cerrados.