El retrato de Dorian Gray

El retrato de Dorian Gray

Un gentleman inglés se obsesiona con un retrato suyo que le ha pintado un amigo y… colorín colorado, aquí más de uno acaba en el otro barrio

¡Hola! Debido a algunos problemas personales no he podido pasarme por aquí estos días, pero ya estamos de nuevo a tope ;).

Os dejo el índice, como siempre:

¿Y esto de qué va?

Esto, aunque no lo parezca, va de un pacto con el diablo.

Sí, sí, como léeis.

Ya lo habían hecho Adán y Eva. Ya pasó con el Fausto de Goethe. Bien, pues ahora nuestro colega Oscar Wilde crea una historia muy victoriana donde un joven realmente encantador y bello es retratado por un amigo suyo, que es un pintor con mucho arte. El joven retratado, al contemplar la pintura, se maravilla ante ello y desea con todas sus fuerzas que él permanezca eternamente así joven, como su retrato, mientras que sea la pintura la que envejezca por él.

Aunque todos hubiéramos deseado en ese momento que se apareciera Lucifer con una risa macabra, esto no ocurre así, pero, de algún modo misterioso, el deseo de Dorian Gray, el joven inglés del cuadro, se cumple… y el muchacho acaba muy pero que muy obsesionado con el tema hasta que llega un punto a perder prácticamente la cabeza (pero todo muy yes, my Lord, con mucho glamour, que para eso estamos en el delicioso siglo XIX, cuna de la época victoriana).

¿Nos vamos de paseo por las calles de Londres?

mockup-libro

¿Quién escribió el libro y por qué estaba tan loco para hacerlo?

Oscar Wilde nació en Dublín en 1854, en una familia acomodada compuesta por un cirujano y una escritora. Desde pequeño, cultivó entre sus aficiones la poesía, los viajes y la filosofía. Visitó Estados Unidos, Grecia e Italia. Se dedicó a publicar pequeños poemas y a dar conferencias sobre la belleza y el arte.

Más tarde, editó una revista femenina y publicó varios cuentos, cuyos personajes eran sagaces, hipócritas y algo pedantes. Es en esta época cuando publica El retrato de Dorian Gray, relato en el que un joven vende su alma a cambio de la belleza eterna. Esta obra, aunque aclamada, despertará muchas críticas. ¿Por qué? Porque este arquetipo de historia ya se ha usado antes y se acusa a Wilde de utilizarlo para su obra de forma banal. Adán y Eva hacen un pacto con el diablo a cambio de su libertad de elección. Fausto, personaje del filósofo Goethe, entrega su alma a un demonio a cambio de todos los conocimientos del mundo. Por contra, Dorian Gray, de Wilde, solo quiere la belleza eterna a cambio de su alma.

A partir de entonces, la vida de Oscar Wilde comenzará a ser más dura. Su éxito no decrece y se aplauden sus ideas también como dramaturgo. Pero su Retrato ha enfadado a muchos y el marqués de Queenberry encabeza un proceso de difamación contra su persona que lo lleva a los tribunales. ¿De qué lo acusaban? De sodomita o, lo que es lo mismo en ese momento, de homosexual.

Finalmente, Wilde ingresa en prisión durante dos años. Sus hijos reniegan de su apellido y, lentamente, empieza a quedarse sin apoyos. Una vez en libertad, acabada la pena, cambia de nombre y apellidos y se muda a París. Allí vivirá entre miseria, alcoholismo y catolicismo hasta 1900.

Retrato

¿Por qué leerlo?

Porque es realmente increíble. Es sorprendente y atemporal. Ciertamente, es una obra casi filosófica o en la que, al menos, los personajes tienen un discurso bastante elocuente y filosófico, pero no resulta pesada. Produce inquietud y curiosidad, porque juega con conseguir la belleza eterna, algo que ha sido codiciado en cualquier siglo.

¿Quién no querría conocer el secreto tras un cuadro semejante?

¿Por qué no leerlo?

Bueno, incluso aunque detesteis Londres, el rollo dramático inglés y se os atragante la filosofía, la recomiendo de todas formas. Es muy similar a una novela de misterio, en la que necesitas avanzar una página más porque no aguantas a saber qué pasará a continuación. Pocos clásicos, realmente, consiguen algo así.

Y sí, para los más vagos hay peli (vagos, so vagos, ¡que sois unos vagos!).

¿Qué pienso yo de este libro?

La última vez que leí ese libro fue hace siete años. Fue uno de mis regalos cuando cumplí los dieciocho. No lo había tocado desde entonces y hoy, de nuevo, me ha vuelto a sorprender. Había olvidado los detalles importantes, pero el ambiente seguía ahí, seduciéndome.

De nuevo, como la primera vez, me ha durado poco. Me encantan los libros así.

 

Vale, una portada preciosa, pero… ¿qué significa?

Esta vez pensé varias cosas: el retrato de Dorian en sí enmarcado, un retrato sin cara, una persona de espaldas contemplando su ¿reflejo?, un rostro mitad joven y mitad anciano… Pf. Me parecía todo tan trillado.

Mientras pensaba recordé que el marco del cuadro era antiguo y pesado y que el pintor de Dorian había firmado abajo a la izquierda su nombre con letras rojas. Esa idea me vino a la mente y pensé… ¿por qué tengo que mostrar todo el misterio de golpe? ¡Enseñemos solo un fragmento, igual que ocurre con la novela! De esa manera, retoqué la parte de abajo de una pintura con marco y añadí título y autor. Como no quedaba muy bien en tonos rojos, simulé pintura blanca casi saliendo de la obra, como me imaginaba el retrato de Dorian Gray.

libro

Esa portada tuya tiene un “dibujo” encima, ¿qué es?

Ese símbolo es el logotipo de mi blog y está encima de esa portada por dos buenas razones.

En primer lugar, para proteger los derechos que como autora tengo sobre mi trabajo. Sé que puede resultar incómodo para visualizar bien la composición, así que agradezco mucho vuestra paciencia.

En segundo lugar, es una forma de promocionarme y de que cuando veáis una portadilla por la red sepáis que es mía y conozcáis este espacio. Por supuesto, os animo a que compartais mi blog por redes sociales para que así el gusto por la lectura llegue cada vez a más gente, ¡sobre todo a los que aún estáis estudiando y tenéis que leeros estos libros! 😉

Si quieres conocer más información sobre este logotipo o sobre cómo hago este blog, te recomiendo que visites esta entrada.

logo-final

Esto acaba aquí… pero sigue

Espero que os haya encantado tanto como a mí, pequeñines. Nos vemos en nuestra fecha habitual (dentro de menos de dos semanas) de la mano de… El Principito.

Christina

Anuncios